¿Es capaz de aguantar un aficionado al cine una filmación de larga duración? Desde varias horas hasta días, la historia del cine nos ha dado obras mastodónticas capaz de tumbar al cinéfilo más experimentado. ¿Pero cuáles son estas películas?

Si bien algunas de las superproducciones más colosales pertenecen al periodo mudo, dadas las limitaciones técnicas en esta época, la mayoría de las películas más largas de la historia pertenecen al cine moderno. Podemos distinguir dos tipos de producciones: películas netamente cinematográficas, difundidas a través de los canales de distribución normales, y películas experimentales o de arte-ensayo, producciones que nunca fueron difundidas en la gran pantalla o destinadas a un público mayoritario. Y es que la introducción de las vanguardias artísticas en el cine ha hecho posible otra concepción del cine.

El récord lo tiene la obra “Cinématon”, de Gérard Courant. 151 horas de cortometrajes mudos a medio camino entre el documental y el cine experimental, compuestos desde 1978 hasta el 2009 por variados cineastas. Todo un desafío.

Entre las obras más conocidas del cine experimental de larga duración se encuentra la famosa “Empire”, de Andy Warhol. 485 minutos de una única toma del Empire State Building, para muchos una tomadura de pelo, para otros verdadera rompedora de los cánones narrativos, y, por tanto, obra maestra. Quizá de toda nuestra lista, el reto imposible… y estéril.

Otras obras experimentales son “Matrjoschka” (2006, 95h), “The Cure for Insomnia” (1987, 87h), “The Longest Most Meaningless Movie in the World” (1970, 48h), “**** (Four Stars)”, (1967, 25h) o “24 Hour Psycho” (1993, 24h). Como hemos mencionado antes, cabe destacar que los periodos que registran estas películas pertenecen a los años 60 y 70 (proclives a la experimentación técnica y formal) y al cine puramente postmoderno.

En cuanto a las películas “corrientes”, el récord lo ostenta “Berlin Alexanderplatz”, de 1980 y con 15 horas de duración, adaptación para la televisión (en 14 partes) de la novela del mismo nombre de Alfred Döblin, dirigida por Fassbinder.

Algunos de los filmes más conocidos de larga duración son grandes superproducciones de época o religiosas, adaptaciones de novelas míticas o largas recreaciones históricas: “War and Peace” (1968, 8h), “La Révolution française” (1989, 6h), “Les Miserables” (1925, 6h y 1934, 5h), “Napoléon” (1927, 6h) o “Cleopatra” (1963, 5h). El género documental también tiene sus exponentes en la aclamada “Shoah”, sobre el holocausto judío, o “Hitler: A Film from Germany”, retrato del dictador alemán.

Y es que no cuesta tanto ponerse. Las casi 8 horas de “Sátántángo” (1994, Bela Tarr), las 9 horas de “Shoah”, las 6 de “Napoleón”… y aproximadamente una hora de “Empire”, por mi parte. Y lo que nos queda.

La lista completa aquí.

Helen

Anuncios