Alice

Después de poder ver en los cines la nueva versión de Alicia, que nace de la mano de Tim Burton, necesitaba ver una película que hiciera algo de justicia a esa fantástica historia que narran las palabras de Lewis Carroll. Ésta no podía ser otra que “Alice” o para los que lo prefieran “Neco z Alenky”, que es su título original.

Alice” es una obra maestra del cine de Europa del Este, más concretamente de nacionalidad checa. Su director, Jan Svankmajer, que ya nos sorprendió con otros grandes títulos como “Los conspiradores del placer” o “Lunacy”, dos grandes largometrajes que, sin embargo, no alcanzan las cotas que corona “Alice”, su primera película. Como ya he dicho, está basada en el libro de Lewis Carroll aunque no lo siga de forma fidedigna, ya que mezcla los sucesos de la historia con un aura tenebrosa, valiéndose de los objetos cotidianos. Y es que “Alice” es una película que aúna la animación en stop motion, reservada para el mundo de fantasía y para una diminuta Alicia, y el metraje para las escenas en las que la protagonista es gigante o de tamaño normal.

Una de las principales diferencias de esta adaptación con respecto al resto de películas es la falta de colorido, la ausencia de tópicos infantiles y moralejas resabiadas. “Neco Z Alenky” es un largometraje en el que abunda lo oscuro, lo macabro y tenebroso, conformando estas características algunos de los pasajes más recomendados de la película. Los personajes no se salvan de esa ola de terror y surrealismo oscuro: sin ir mas lejos, el primer personaje de este mundo de las maravillas en aparecer, el conejo, es una pieza disecada de ese mismo animal, la cual no duda en sacarse las astillas que le sirven de relleno mientras se cose y descose su propio cuerpo. Éste es uno de los muchos ejemplos; el resto de los habitantes del mundo fantástico están formados por ratas, figuras grotescas compuestas por huesos, trozos de carne vivos, cucarachas en latas de conserva, gusanos y ranas de porcelana glotonas, sin olvidarnos de la corte de corazones, con su rey y su reina, representados íntegramente por cartas, entre otros muchos. Una mención especial se merece la liebre de marzo y el sombrerero loco, encarnados por dos figuras de madera rotas a las que se les acaba muy rápido la cuerda. Todos estos individuos no serán amables con Alicia, sino todo lo contrario, la perseguirán con unas intenciones misteriosas que no son desveladas en toda la película.

La historia está narrada por la propia Alicia, que se desdobla para hacer de narrador, de cual sólo se ve la boca, y de la protagonista de la trama. El ritmo es lento y se obsesiona con los detalles, los gestos y la composición surrealista de cada escena. Los diálogos son muy escasos, transmitiendo en la mayoría de las escenas mucho más las acciones de los personajes y el aura que se respira.

En definitiva, todos estos rasgos conforman una película increíble, que logra transformar un cuento que, históricamente, ha sido conducido a los más pequeños en una trama oscura y tenebrosa que hará las delicias de los mas curtidos cinéfilos.

Resumen:

Una película para disfrutar de un aura desgastada y surrealista siguiendo los pasos de una Alicia de porcelana de la mano de uno de los genios del cine checo.

Melchian

Anuncios