Ojos negros

Un hombre casado por conveniencia con una rica heredera, conoce en Italia a una muchacha rusa, de la que se enamora. Sin poder olvidarla se traslada a Rusia, incesante hasta que la encuentra, renovando los votos de su amor y con la decisión de abandonar a sus respectivas parejas. Pero cuando el hombre regresa a casa, su esposa ha perdido toda su fortuna, por lo que una barrera moral le impide abandonarla.

A partir de varios relatos de Chejov (el más evidente, “La dama del perrito“, ambientados a finales de s. XIX, el megalómano Nikita Mikhalkov firma uno de sus trabajos menos considerados por los expertos, pero encantador para los nostálgicos. Y es que la nostalgia es el motor de una película que recrea como pocas una historia de amor perdido mitificado con el transcurso del tiempo. Puro realismo mágico, una historia narrada por el propio protagonista, ya maduro y camarero en un crucero, que recuerda ante uno de los pasajeros sus andanzas… con aire de cuento inventado.

A partir de ese flashback, el guión de Aleksandr Adabashyan y Suso Cecchi D´Amico desvaría entre  encuentros y reencuentros. Un amor entre aristócratas ociosos, aburridos en un balneario sin más distracción que eternos paseos. Mikhalkov retrata con ojos sabios el refinamiento de los italianos con la vida bohemia eslava -buena prueba de esto es el divertido recibimiento del pueblo ruso al protagonista-.  Equívocos hasta el infinito, la película acaba por un tomar un giro entre esperado y melancólico.

A pesar de la maravillosa fotografía de Franco Di Giacomo  en bellas localizaciones y la partitura de Francis Lai, el alma de la película sin duda es Marcello Mastroianni, premiado en Cannes por esta interpretación de Romano, entre poética, tierna y cómica. De cómo un hombre superficial y burlón puede dejar atrás sus caprichos para luchar por el amor de su vida.

Resumen:

Nostalgia y melancolía son las bazas de una película más sobre el amor, evocadora y delicada.  Recomendable para los que gustan de suspirar sin remedio.

Helen

Anuncios