Breve pero intensa cartelera la de esta semana. Tres estrenos veraniegos sonados y tres pequeñas pero interesantes películas la componen.

Teniendo en cuenta los últimos fracasos sonados en los que ha participado Nicolas Cage, Kick-Ass ha obtenido sorprendentemente un buen recibimiento tanto de críticos, fans del cómic original y espectadores ajenos a la filosofía comiquera. Superhéroes atípicos y humor gamberro caracterizan a este curioso estreno. Para darle una oportunidad.

Otro de los estrenos de renombre corresponde a la segunda parte de la adaptación para la gran pantalla de Sexo en Nueva York, es decir, más de lo mismo. Quizá si alguien encontraba una sutil crítica al feminismo pijo y frívolo, esta parte la encontrará un escaparate de bellas actrices maduras hablando de lo mismo de siempre: compras, amor-sexo y matrimonios en punto cero. Para fans de la serie.

Mamut es la nueva obra del siempre interesante Lukas Moodysson. Tras “Fucking Amal” o “Lilya Forever“, el director sueco continua con su retrato de los problemas familiares, esta vez dividiendo la disección en 3 escenarios: EE.UU., Filipinas y Tailandia. Reparto internacional con caras conocidas y conflictos emocionales. Una opción a tener en cuenta, aunque los críticos no parecen demasiado entusiasmados en esta ocasión.

La última canción se resume básicamente en dos detalles: la protagoniza Miley Cyrus y es una adaptación de otra novela de Nicholas Sparks. Los ingredientes están claros: romanticismo, color rosa, problemas emocionales con probable final feliz y canciones. Quién sabe, quizá es una miniatura interesante de “El diario de Noah” o bien una adolescentada más protagonizada por la estrella de turno.

La rareza de la semana corresponde a Un buen corazón, producción islandesa que relata la relación entre el suicida adolescente Paul Dano y el malhumorado propietario de un bar Brian Cox. Una amistad que surge entre dos almas opuestas que sabrán complementarse.

Concluimos la semana una vez más con el representante español de La estación del olvido. Un drama con tintes sociales, tema recurrente en la cinefilia patria, nos cuenta la relación que se establece entre un viejo marinero interno en una residencia geriátrica y un joven que cumple allí una condena de trabajos sociales. Cine de sentimientos, para bien o para mal.

Nos vemos en el cine.

Helen

Anuncios