Jeffrey Eugenides publicó Las vírgenes suicidas en 1993. En ella relataba la historia de las cinco hermanas Lisbon, bellas adolescentes entre los trece y diecisiete años, hijas de un dócil profesor y de una ama de casa sin más preocupación que sus católicas creencias. Presas de un ambiente opresivo, las prohibiciones de relacionarse con el sexo opuesto les llevaron a un suicidio conjunto. Se trataba de su primera novela.

Años después, sus amigos, vecinos y compañeros de colegio que las conocieron, intentan desentrañar el enigma de aquellas muchachas que aún hoy las recuerdan como fascinantes, rodeadas de un hechizos reconstruido a través de testimonios, informes policiales y médicos, recortes de prensa y fragmentos de sus diarios íntimos, congelados en la memoria de ellos. Una novela fascinante, plagada de detalles sugerentes y significativos enmarcados en una atmósfera casi irreal, pero intensa.

Casi diez años después, la opera prima de Sofia Coppola fue la adaptación de esta historia. Aquellos críticos que habían crucificado a la hija de Francis Ford Coppola por su actuación en “El Padrino III”, la elevaron después a la categoría de directora de culto por éste, su debut.  “Las vírgenes suicidas” se alza como un un atípico y lúcido retrato de la adolescencia americana de los 70 basado en un hecho real de Michigan: la menor de cinco hermanas de una oscura y conservadora familia acaba con su vida y las demás  se ven sometidas a un estricto régimen de vigilancia, por lo que pretenden imitarla, con consecuencias trágicas. Coppola, autora también del guión, nos presenta una narración de estructura fragmentada, relatado en off por uno de los chicos del barrio, que pretende hallar explicación a lo aparentemente inexplicable.

El drama deja paso al cuento de hadas gracias a una climática reconstrucción de la época apoyada por una evocadora fotografía de Edward Lachman.  Kristen Dunst destaca de forma innecesaria entre las cinco hermanas, apoyadas por un sólido reparto secundario: James Woods, Kathleen Turner o Danny de Vito.

Mención aparte merece la BSO: Air, 10cc, Gilbert O’Sullivan, Heart, Styx, The Hollies, Sloan, Al Green,Todd Rundgren… El amor de patio de colegio arropado por sonidos envolventes.

Resumen:

Cinco enigmáticas chicas, algunos jóvenes revoloteando a su alrededor, una madre neurótica que quiere encerrarlas y la música de la época que lo envuelve todo. Una airosa adaptación de una novela con aura propia.

Helen

Anuncios