I’m Here

Una historia de amor en un mundo absoluto.

Navegantes, quedáis avisados.

Spike Jonze sencillamente es un genio. Tanto como guionista como director nos ha dado obras que desbordan imaginación e innovación visual. Desde su opera prima “Cómo ser John Malkovich” (fascinante y divertida) hasta la reciente “Donde viven los monstruos“, Jonze ha concebido el cine más allá de un mero medio para entretener a través de historias e imágenes. El cine como vehículo de los sueños.

Jonze presentó en el pasado festival de Sundance este cortometraje para la compañía Absolut Vodka que le encargó al director trasladar a la gran pantalla su consigna publicitaria “In an absolut World”. Permitiendo a Jonze total libertad creativa, he aquí el resultado: una historia de amor entre robots. Con una campaña viral desde su propia página web, el corto ha obtenido una acogida excelente tanto de público como de crítica.

Estamos en un mundo normal, donde humanos y robots conviven en armonía… o casi. Sheldon es un gris asistente de bibliotecario que vive en L.A. Un día conoce fortuitamente a Francesca, alegre, transgresora -¡conduce su propio coche!- y creativa, que le saca de su tedio, y juntos se embarcan en un romance más humano que cualquiera de los mezquinos ciudadanos que les rodean.

La historia es casi redonda: original y tierna, humana y melancólica… porque son robots. Humanizados ellos y robotizados los humanos, unos tienen sentimientos y otros tienen conductas mecanizadas. Incluso si atisbas el desenlace, no puedes menos que emocionarte una y otra vez. ¿Hasta dónde llega el poder del amor?.

Cabe destacar la banda sonora, que incluye música original de Sam Spiegel y canciones originales del músico de L.A. Aska Matsumiya y de otros artistas indie.

Podéis ver el cortometraje completo (en inglés) en la web oficial:

www.imheremovie.com

Helen

Anuncios