Café de noche

Sean, Vincent, Jody y Lenny se conocen porque coinciden todas las noches en la misma cafetería. Aunque aparentemente no son amigos, tienen en común el hecho de que todos ellos trabajan en turnos de noche en sus distintos empleos (Sean en un hospital, Vincent en un supermercado, Jody en una fábrica de ordenadores y Lenny como teleoperador) y todos ellos sienten que sus vidas están en un punto muerto. Atrapados en las sombras de sus trabajos nocturnos, pasan el rato tomando café sin parar y lamentándose de cómo les va en la vida. La única manera de escapar del aburrimiento es observar el invariable éxito de Vincent con las mujeres. Hasta que un día las cosas empiezan a cambiar…

Estamos ante una película arquetípica. Sello británico independiente,  reparto coral, diálogos ácidos y una historia sobre los problemas de la juventud. Básicamente, es una película para jóvenes hecha por jóvenes. Escrita por Jack Lothian y dirigida por Samuel Metzstein (de 26 y 29 años respectivamente), “Café de noche” es el debut del segundo, que ya había dirigido varios documentales para la BBC. Una película desconocida entre el público cuando se estrenó, en el 2001, aunque obtuvo el premio de la Crítica Internacional en el Festival de Berlín yo el de Jurado Joven en el Festival de Gijón.

Cuatro jóvenes se reúnen a altas horas de la noche, al salir de sus trabajos para compartir aburrimiento y pasiones. Os suena, ¿verdad?. Todos hemos vivido largas veladas insomnes con los amigos sin mayor diversión que adivinar quién tiene el problema más gordo.

Poco a poco, nos vamos introduciendo en este grupo de perdedores, con el que nos podremos sentir identificados en mayor o menor medida. Entre diálogos ácidos e inteligentes dentro de su previsibilidad, las cosas se irán enredando. ¿Conoceremos a la anónima novia de Sean? ¿Se enrollarán Vincent y Jody?. Tiene un cierto aire a Friends, pero menos frívolo, sino más intimista.

La película destaca también por su acertada puesta en escena: el café, ambientes nocturnos y decadentes. El guión, aunque parezca intrascendental está bien llevado, con una resolución un tanto sosa, aunque coherente. Un acertado casting, una banda sonora acorde con las circunstancias y un buen sabor de boca.

I wanna know what love is…

Resumen:

Una película generacional, comedia ácida en lo que lo único que importa es compartir tus penas con los amigos, que para eso están.

Helen

Anuncios