Dos amigas del colegio comienzan a entablar una relación tan intensa y especial entre ambas que despierta el recelo de los padres de una de ellas, mientras al mismo tiempo se crean un mundo imaginario y lleno de fantasía en el que las dos jóvenes adolescentes se refugian ignorando al resto del mundo.

Que me perdonen los fans de la saga “El Señor de los Anillos“, porque estas “Criaturas celestiales” es la mejor fantasía que ha parido Peter Jackson. El neozelandés, básandose en un hecho real (la verdadera historia  la escritora Anne Perry), creó una excelente y retorcida película sobre dos adolescentes inseparables cuya amistad-atracción se torna peligrosa.

Y tan peligrosa. Juliet y Pauline viven en una ciudad semi muerta, llena de vejestorios y jóvenes que no saben divertirse, apocados, faltos de imaginación, aburridos. A las dos les gusta la ópera y las novelas de caballería. Juntas juegan, sueñan y hasta descubren el sexo, pero no el sexo trémulo con uno de los torpes vecinos, sino el sexo excitante y morboso… entre ellas. Tan enfermiza se vuelve esa dependencia la una de la otra, que las chiquillas no se detendrán ante nada para continuar juntas. Ni siquiera ante el asesinato.

Peter Jackson conjuga muy acertadamente el delirante mundo que las dos chicas forjan, Borovnia, con la fría realidad de los años 50. Un mundo lírico, de risas y llantos, de historias maravillosas, en contra de aquellos que no logran evadirse del tedio, y que les miran con ojos entre suspicaces y asustados. Porque estábamos en una época en que no se permitía la disidencia.

El otro punto fuerte de la película, es, por supuesto, sus actrices. Kate Winslet, Melanie Lynskey componen a las dos amigas con una fuerza sublime, y creíble. Acordes con un estilo general muy surrelista y perturbador, sugerente y excitante. Técnicamente grandilocuente. Entre la fascinación, la piedad y la repugnancia contemplamos la historia de estas dos amiguitas.

Y la hipocresía de los intolerantes, que iremos notando conforme avanza la película. Sin olvidar nunca que hay muertes de por medio… que no se nos olvide. Contradictorios sentimientos, en definitiva.

Resumen:

Entre la fantasía, la comedia negra y la tragedia griega,  estas criaturas, más bien infernales, no dejan indiferente. El proceso compartido de una locura.

Helen

Anuncios