¡Silencio! Las luces se han apagado. Los títulos de crédito son lo primero que vemos en las películas. Lo que en principio es una somera presentación del equipo que ha hecho posible la película que vamos a ver, se ha convertido desde casi el nacimiento del cine, en un pequeño arte dentro del séptimo arte. La rúbrica del autor.

Los créditos pueden utilizar todo tipo de materiales de partida: imágenes fijas o en movimiento, fotográficas o de animación, abstractas o figurativas, locuciones, ruidos y música de cualquier tipo. Concisión, creatividad, síntesis, clima, ritmo, estética… unos buenos créditos son la mejor presentación de una película, mucho más que cualquier trailer. O que el propio cartel. Qué mejor manera de enganchar a un espectador que presentarle en unos minutos, la filosofía de lo que le espera. O regalarnos unas imágenes finales, cuando la película ya ha terminado pero tenemos ganas de más.

Samuel Bass es indiscutiblemente el rey de la creatividad y espectacularidad. En nuestra mente permanecen los créditos de “Vértigo“, “Psicosis” o “Anatomía de un asesinato“. Maurice Binder creó toda una estética propia de la saga 007: James Bond disparando a través de los títulos. Dan Perri y el mítico comienzo de la saga de “La guerra de las galaxias“. De la escuela moderna, Kyle Cooper, autor de los rompedores créditos de “Seven“. Woody Allen y el incofundible aroma a jazz de sus películas… presente siempre en los créditos.

Hace unos años, los creativos holandeses Mark Klaverstijn y Roel Wouters,  escogían los que consideraban como los 25 mejores títulos de crédito cinematográficos. Curiosamente, “Vértigo” no se encontraba ente ellos. Ésta era su lista:

1. Marnie, la Ladrona (1964)
2. Grands soirs & petits matins (1978)
3. The French (1982)
4. Psicosis (1960): Saul Bass
5. Agárrame si Puedes (2002): Florence Deygas
6. 99 and 44/100% Dead (1974)
7. Dorian Gray (1970)
8. Soylent Green, Cuando el Destino nos Alcance (1973)
9. Monty Python’s Flying Circus (1969): Terry Gilliam
10. Death Machines (1976)
11. Viaje Alucinante al Fondo de la Mente (1980): Richard Greenberg
12. Terminator (1984): Ernest D. Farino
13. Superman (1978): Sheldon Elbourne
14. Teléfono Rojo, Volamos Hacia Moscú (1964): Pablo Ferro
15. Las Vírgenes Suicidas (1999): Geoff McFetridge
16. Our Latin Thing (1972)
17. Delicatessen (1991): Marc Bruckert
18. Pi (1998): Jeremy Dawson
19. Se7en (1995): Kyle Cooper
20. El Hombre Sin Sombra (2000): The Picture Mill
21. Casino (1995): Saul Bass
22. Alien, el Octavo Pasajero (1979): Saul Bass
23. Matzes (2004): Karst-Janneke Rogaar & Roel Wouters
24. Solo Ante el Peligro (1959): Saul Bass
25. La Habitación del Pánico (2002): The Picture Mill

A esa lista podríamos añadir los títulos de “Matar un ruiseñor“, característicos por su innovación y dulzura; “300” y su estética 100% comiquera; los polémicos créditos de “Watchmen“; la creatividad de “Charada“; los escalofríos que producen los de “El silencio de los corderos“; el humor desternillante en “La vida de Bryan” o, más recientemente, la claustrofobia de los títulos de “Buried“, hijos confesos de Samuel Bass.

Para concluir, dos páginas dedicadas exclusivamente a los créditos: Art of the Title y Descredit.

Helen

Anuncios