Ciencia-Ficción


Las peores películas de la historia: “Robo vampire”

robovampire

Como no podía ser de otra manera volvemos con nuestro gran compañero Ho, Godfrey Ho, el cual, va a ser un invitado especial en numerosas ocasiones por estas páginas virtuales. Y es que no podía ser de otra manera, unos meses después de terminar el rodaje de “Thunder of gigantic serpent”, y descansar un par de horas, nuestro director favorito volvió a la carga con otra maravilla fílmica: “Robo vampire”.

La “trama” se forma de la siguiente manera: Unos americanos malotes quieren traficar droga y protegerla de la policía china por lo que optan por la opción más sencilla, contratan a un chamán chino para que cree vampiros y así poder utilizarlos para transportar la droga. En respuesta los científicos crean un robot a partir de un militar americano muerto por los vampiros para que acabe con la amenaza. El problema viene cuando esta premisa se acaba a los 5 minutos de metraje por lo que Ho tiene que llenar los 85 restantes con subtramas sin ningún tipo de sentido. Entre ellas nos encontramos la historia de amor entre una bruja/fantasma china, encarnada por una actriz estadounidense, y un vampiro con cara de mono. El amor entre ellos es tan profundo que convencen al chaman de turno para que los case salvando su vida en más de una ocasión, debido a que los vampiros y el robot tienen un sentido de amor platónico muy desarrollado.

Robo Vampire.avi_001122272

Robo Vampire.avi_001239510

Amor a primera vista

Otra de las subtramas que desearas que no exista es la del secuestro de una monja (¿) china por los malotes que ayudan a los de la droga… convirtiéndose en el hilo conductor una vez que te cansas de ver pelear a los vampiros y robots.

Cuando consigues abstraerte de las historias inconexas y sin sentido que te presenta la cinta intentas centrarte en otros aspectos de la película en los que buscas cierto alivio visual encontrándote con las dos criaturas protagonistas.

Las leyendas cuentan que alguna vez se hizo una película sobre vampiros chinos que no diera vergüenza ajena y este es un punto donde debemos exculpar al pobre Godfrey, por que los vampiros mitológicos de origen asiático son un tanto esperpénticos. Ahora os voy a redireccionar a la crítica de este mismo ciclo “Las peores películas de la historia: The jitters” para que veáis de que estoy hablando. Se repiten los mismos tópicos vampíricos:

  • Los vampiros siguen desplazándose a saltitos en una posición un tanto agarrotada (brazos estirados hacia adelante, palmas hacia abajo y pies juntos).
  • Siguen abundando los talismanes paralizantes en forma de papeles con letras chinas, los cuales llevan un adhesivo especial que hace que se peguen y despeguen en situaciones comprometedoras.

Aun así, el gran Ho, añadió unos cuantos elementos para darle originalidad a su obra maestra:

  • Los vampiros no chupan sangre, comen carne, una única vez en toda la película.
  • Tienen un vínculo especial con la droga X (polvo blanco del que no se específica su origen) y se cabrean cuando les timan sustituyendo la droga por harina de arroz.
  • Dependiendo de complejas características genéticas implícitas en el material ribonucleico de la mitocondria derecha de la célula del lóbulo de la oreja izquierda de cada espécimen mutan de forma diferente. A saber, vampiro con pústulas por toda la cara, vampiro con familia de gusanos en fosas nasales, vampiro con cara de King Kong, vampiro modelo de belleza…
Robo Vampire.avi_000103589

Vampiro 1

Además, nuestro amado chamán chino ha conseguido mejorar tecnológicamente a los vampiros. El nuevo modelo de criaturas de la noche lleva incorporado ciertos gadchets que les convierten en armas de destrucción masiva, desde cohetes (petardos) en las mangas, pasando por vapor comprimido en manos y boca (extintores) y lanzallamas que se basa en la misma tecnología que los sopletes utilizados para construir al robot (bengalas).

Robo Vampire.avi_001459685

¡Por el poder de Grayskull!

Y así, como por arte de magia, llegamos a la parte donde se crea al antagonista de los vampiros, una suerte de robocop último modelo (tal y como se puede ver en el cartel de la película) al que le patean el culo más de una vez debido a su insistencia por matar a los vampiros a base de balas. La explicación que monta la película para intentar dar un sentido a la ineficacia de este androide es simple, tiene el corazón roto por que su novia lo dejó hace escasas semanas y su nuevo estómago metálico no le permite atiborrarse de helado y chocolate.

Robo Vampire.avi_001479910

Antes

Robo Vampire.avi_001693108

Después

La excitación llega a cotas desbordantes cuando la pelea final se desarrolla no entre el super capo de la droga y el robot asesino, como sería lógico, sino entre la bruja/fantasma china/americana y el chamán crea vampiros. Manteniendo como premisa que se han enfrentado con anterioridad en dos ocasiones en las que la bruja le ha pateado el culo al chino convenciéndolo para que la uniera en santo matrimonio con un vampiro, el espectador no guarda mucha expectación en este combate. La bruja vuelve a patear el culo al malo crea vampiros, los monstruos desaparecen y todos viven felices.

Robo Vampire.avi_001535600

Electrocardiograma de tecnología punta oiga.

Esta es una película que toma la excusa del transporte de drogas para crear vampiros que, en definitiva, no transportan drogas que a su vez sirve de excusa para que unos científicos creen un robot mata-vampiros que, en definitiva, no mata vampiros con el máximo objetivo de entretener al espectador que, en definitiva, no entretiene ni al propio Godfrey.

Robo Vampire.avi_000102141

¡Viva la interpretación!

Resumen:

Peor que “Thunder of gigantic serpent” en todos los niveles. Ed Wood debe de estar removiéndose en su tumba.

Melchian

X: The unknown

x-the-unknown-hammer-films-poster-1956

Todo amante de la ciencia ficción que se precie seguro que conoce la producción “The Blob”, una película donde se nos presentaba una criatura alienígena de carácter poco amable y con un apetito insaciable. Este largometraje se estrenó en 1958 de la mano de la Paramount y supuso el despegue de su estrella principal, un Steve McQueen entrado en años interpretando a un adolescente alocado. Además, esta producción contó con una segunda parte en 1972 y un remake bastante acertado en 1988, pero eso es harina de otro costal.

Lo que no mucha gente conoce es que en 1956 se estrenó “X: The unknown”, uno de los pocos largometrajes de ciencia ficción producidos por Hammer que nos presentaba una historia con mucha radiación, militares y una masa informe que lo arrasaba todo.

La película en sí no deja de enmarcarse dentro de la ciencia ficción de los 60’s por lo que presenta no muchos, sino todos, los tópicos característicos de estos largometrajes: el contador Geiger es la herramienta universal, los militares son zopencos estúpidos, los científicos crean teorías increíbles basándose en hechos reales y tenemos rondando un monstruo de proporciones gigantes devorando y arrasando el pueblo de turno. Pero, lo que destaca en esta producción es que se realiza a la inglesa, es decir, existe un proceso de inmersión en la trama y de explicación de los hechos que hace que se diferencie de sus congéneres del otro lado del charco.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_000492582

– Voy a jugar con este cobalto radioactivo…

En “X: The unknown” se toman las cosas con calma. Las teorías pseudocientifícas que se sacan de la manga para dar una explicación al monstruo de turno son igual de inverosímiles que en cualquier otra película del género pero, por lo menos, se toman su tiempo intentando convencerte de que son ciertas. Pasan de los tópicos alienígenas, de las criaturas mutadas por radiación y se centran en una trama que involucra la creación del planeta tierra, la evolución de los seres humanos y, de soslayo, la radiación y en la manera que los científicos experimentan con ella. Todo esto crea un escenario creíble que se desmorona en cierta parte en el tramo final de la película.

Lo que imprime un gusto a “The Blob” es el monstruo de marras. Hasta pasada una hora larga de película lo único que se nos muestra de él es una cámara subjetiva que mantiene el misterio y la forma del monstruo en el más profundo anonimato. Cuando la trama ha evolucionado lo suficiente, el director decide mostrarnos ese ente invisible que ha estado escondiendo durante todo el largometraje y la sorpresa no puede ser más mayúscula: es Blob. Tenemos una masa informe que repta por cualquier recoveco de cualquier tamaño y que emite un nivel de radiación tan alto que derrite, literalmente, a las personas. Las similitudes con el monstruo de la Paramount son más que evidentes y, dado que se estrenó dos años después, existen muchas posibilidades de que “X: The unknown” sirviera como inspiración a “The Blob”.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_003144419

Beware of the Blob, it creeps and leaps…

Los efectos especiales están bien hechos. En las tomas en las que el protagonista es el monstruo X se recurre a la superposición de metraje con un efecto muy notable. El hecho de que la fotografía sea en blanco y negro evita darle un color al monstruo y huye del rosa piruleta de nuestro amigo Blob creando un ambiente más serio que el que destila el largometraje de la Paramount. Además, el elenco elegido para interpretar los roles correspondientes lo hacen considerablemente bien, sin ningún tipo de descalificativos aplicables a su trabajo.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_003561627

Derretido por radiación

También encontramos ciertas escenas que son raras de ver en las películas de ciencia ficción de la época, sobre todo en las realizadas al otro lado del charco. Una en concreto protagonizada por un médico y una enfermera un tanto fogosos que son interrumpidos por nuestra babosa justo antes de comenzar una escena sexual un tanto explicita. Y es que en la mayoría de las películas de este género americanas la mujer no deja de ser un florero cuya única función es ser secuestrada mientras emite chillidos agudos por el monstruo/alienígena de marras, y verse en una situación de adulterio con un mujeriego conocido (se da explicaciones en la película) por decisión propia y segura de ello es un paso bastante importante en cuanto a la libertad de los personajes femeninos en el género.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_002043278

Seres prehistóricos cortando el royo desde tiempos inmemoriables

A pesar de todo esto se siguen dando escenas un tanto sesgadas por la sociedad de la época como que el lugar más seguro del pueblo sea la iglesia en la que la radiación emitida por el monstruo, cuando pasa a escasos metros de la misma, no es suficiente para matar a todo el mundo o que el párroco de la misma sea el único ser humano que puede sobrevivir al monstruo como si nada teniéndolo a un palmo de distancia.

En definitiva es una película agradable de ver y que añade cierta curiosidad fílmica por presentar al padre de Blob dos años antes de que se estrenara su correspondiente copia en Estados Unidos.

Resumen:

Un  buen ejercicio de ciencia ficción inglesa, con cierto toque Hammer, que revoluciona ciertos aspectos del género que parecen tan inamovibles en otras producciones similares. Eso de que esté protagonizada por el padre de Blob suma muchos puntos.

Melchian

Las peores películas de la historia: “Laserblast”

laserblast_poster_01

Algo ocurrió en 1978 que hizo este mundo un poco peor. Michael Rae (si, como la R.A.E) hizo su única internada en el mundo cinematográfico para parir una película que quedaría desterrada de cualquier estantería por el resto de los tiempos. “Laserblast” o “El rayo destructor del planeta desconocido” (si, no estoy de coña) había nacido.

El engendro cinematográfico que nos atañe cuenta la historia de un chaval tonto, un poco subnormal y muy cortico a quien todo el mundo odia. Su madre huye de él de viaje a Cancún (aunque, como bien nos recuerdan en la película, ya había estado cinco veces) sus compañeros lo insultan, la policía abusa de él con multas injustas y palizas bien dadas y, como si fuera poco, el padre de su novia lo maltrata psicológicamente.

En uno de sus maravillosos días de excluido social va conduciendo por el desierto cuando se topa con una silueta misteriosa en el suelo (causalmente tiene forma humana pero de esto no se da cuenta el lumbreras) y repara en una especie de aspiradora alienígena que nos intentan pasar por láser. Esta arma de destrucción masiva hará que nuestro protagonista mute en una especie de zombi verde alienígena que va por el pueblo haciendo explotar coches.

LaserBlast(1978.DVD+VHS)[TerrorFantastico]by.Bloodyask&JABPC.avi_001149356Nuestro protagonista feliz con la aspiradora alienígena.

Y así se resume una hora y media de gilipollez tras gilipollez, toneladas de frases estúpidas e inconexas, actuaciones de rastrillo y efectos especiales que harían sonrojarse al mismísimo canal Scyfy.

Si todo acabara ahí la película no pasaría de ser infumable, pero acumula tal cantidad de fallos a lo largo del metraje que alcanza unas dimensiones de desastre catastrófico universal. La mayoría de estos fallos se concentran en la sala de montaje, esa fase de la producción de una película que puede hacer maravillas o reducir una obra maestra a condición de bazofia. En el caso de “Laserblast” cualquiera podría pensar que nunca se pudiera empeorar. Craso error.

El fallo que más se repite está relacionado con el dichoso collar que tiene que llevar puesto el protagonista para usar el láser. Aparte de que parece una piña enorme tiende a aparecer y desaparecer continuamente, me explico: en una escena está en el cuello zombificado del subnormal, en la siguiente en la mano, en la siguiente en el cuello, en la siguiente en la mano, en otra está volando pero en la siguiente vuelve a estar en el cuello… y así hasta que acaba la película.

LaserBlast(1978.DVD+VHS)[TerrorFantastico]by.Bloodyask&JABPC.avi_004661907Aunque parezca mentira tiene más cara de listo así que de normal…

La continuidad de las diferentes escenas es incomprensible e inexistente, siendo el propio espectador el que tiene que inventársela creándose situaciones tan variopintas como el mismo coche yendo en direcciones opuestas, saltos temporales sin sentido o cambios de vestuario repentinos.

Una de los puntos fuertes del largometraje es el uso de la animatrónica para representar a los extraterrestres, punto que se realiza de forma pasable sino fuera porque el diseño de los extraterrestres es el más cutre que he visto en una pantalla, siendo las escenas protagonizadas por ellos las más infumables de la película. Algunas duran cinco minutos en los que se ven a las dos babosas hablando en un idioma inteligible (sin traducción, por supuesto) y gimiéndose unos a otros. La conjunción entre la animatrónica y la realidad es nefasta produciendo claros desajustes como el tamaño de los aliens que pasan de ser como los humanos a ser igual de anchos que un edificio.

LaserBlast(1978.DVD+VHS)[TerrorFantastico]by.Bloodyask&JABPC.avi_000254671Babosas armadas…

Dejando a un lado los fallos técnicos y volviendo a centrarnos en el apartado de la trama cabe destacar que el único objetivo de nuestro subnormal verde es ir explotando coches alrededor de los cuales hacer un bailecito de victoria bastante ridículo mientras levanta el brazo en el que tiene la aspiradora alienígena metida hasta el codo. Es gracioso ver como al levantar el aparato de marras el brazo no soporta el peso y se dobla hacía atrás convirtiendo al zombi en una versión verde de Quasimodo.

El film llega a su culmen cuando el adolescente subnormal dispara con su laser a un cartel publicitario de “Star wars” haciéndolo añicos mientras resuena esa risa gutural que lo acompaña durante la hora y media de película. Es cuanto menos irónico, ya que el láser utiliza los mismos efectos que los láseres de “Star wars” salvo que en esta película se permite el lujo de cambiar de color, unas veces es rojo, otras azul, amarillo o verde.

LaserBlast(1978.DVD+VHS)[TerrorFantastico]by.Bloodyask&JABPC.avi_004367237“Star wars” si…

LaserBlast(1978.DVD+VHS)[TerrorFantastico]by.Bloodyask&JABPC.avi_004368947“Star wars” no…

Al final los mismos aliens que aparecen al principio lanzan un rayo arcoíris sobre el protagonista dejándolo inconsciente y desintegrando la susodicha aspiradora “laser”. En ese punto es cuando uno se pregunta: ¿No podríais haber hecho esto hace hora y media?

Resumen:

Al director del film aun le deben de estar dando patadas en los huevos como castigo por engendrar esta bazofia.

Melchian

Ciclo cine friki: Vicious lips

viciouslips

En la década de los ochenta el alcohol, el heavy, el glam, el maquillaje, las drogas y las pelucas hicieron mella en más de un energúmeno que se las daba de director de cine creando películas “direct to video” de lo más interesantes. Algunas de ellas han sobrevivido hasta nuestros días para hacer las delicias de un grupo muy reducido de personas.

En este tipo de películas son varias las consideraciones a tener en cuenta pero una las resume todas a la perfección: “Todo vale”. Da igual lo que esté pasando en una escena, en la siguiente puede suceder todo lo contrario. Desde zombies rockeros a vampiros grupies pasando por naves espaciales y atomizadores. Bienvenidos al mundo de las películas frikis.

Uno de los exponentes menos reconocidos de este género es un título sugerente nacido en 1986. “Vicious lips”, o como se le conoce por estos lares “El planeta del placer”, no es una película erótica como deja entrever su título sino que forma un conjunto de ciencia ficción-musical-terror bastante extraño.

El argumento se sitúa en un hipotético futuro en el que el espacio está más que colonizado y la civilización ha experimentado una transformación espectacular reduciendo a todos los humanos a camioneros interestelares gordos con barba, prostitutas glam y managers sin escrúpulos. En este escenario aparece una banda de rock descafeinado que acaba de perder su cantante y para sustituirla se agencia a una niñita celestial de un instituto. El drama comienza cuando la vixen más dominante de la galaxia les ofrece una oportunidad para triunfar y deben viajar hasta “el sueño”, que está en la otra punta de la galaxia, en tiempo record.

El desarrollo de la película recuerda a otras producciones similares como “Gira sangrienta”, “Hard rock zombies”, “Black roses” o “Rock ‘n’ roll nightmare”, plagado de extraterrestres con prótesis dentales, guitarras fluorescentes de tres cuerdas, efectos láseres, maquetas espaciales y sobre todo mucho humo. Y es que a este último factor se le podría considerar como un actor más ya que está presente en todas las escenas de la película, da igual que estén en un planeta desértico gigante, que en un camerino o un callejón, el humo lo inunda todo.

La Banda Estelar(Vicious Lips)(1987) Dvbrip(Angeles-caidos) by jdr.avi_000783520

Guitarras fluorescentes tocadas con arte

Mención a parte se merecen las protagonistas que lucen peinados glam que cambian cada minuto gracias al gran surtido de pelucas con las que vienen incorporadas de serie. Esto sumado al fútil pero divertido intento que tiene el guion de ahondar en la compleja psique de cada una de ellas hace que se conviertan automáticamente en el mejor cuarteto protagonista de las películas frikis de la historia.

La Banda Estelar(Vicious Lips)(1987) Dvbrip(Angeles-caidos) by jdr.avi_000857600

La banda protagonista al completo

Por muy desfasadas e independientes que sean las mujercillas de marras se les ponen las cosas difíciles un par de veces gracias al gran repertorio de enemigos que consiguen reunir a lo largo de la muy escasa hora y media que dura la película. Comenzando con los mirones que las espían en su camerino (a los cuales sacan los ojos), siguiendo con el asesino múltiple con más de 5.000 mujeres destrozadas en su cuenta personal, pasando por los “zombies caníbales punks” que las persiguen sin descanso y terminando con las dos succubos devora hombres que intentan darse una meriendilla con el manager. Todos ellos hacen que no te aburas demasiado excepto en los casi 20 minutos de charla inconsistente que mantienen las integrantes del grupo demostrando que su estupidez es más que considerable.

La Banda Estelar(Vicious Lips)(1987) Dvbrip(Angeles-caidos) by jdr.avi_003652600

Zombies canibales punks everywhere

Al final, y tras haberte divertido de lo lindo, los sucesos surrealista e imposibles hacen que la película no pueda continuar lógicamente por lo que el director se saca un recurso aún más surrealista y, sobretodo, más inexplicable de la chistera convirtiendo al conjunto en una muestra de cine friki con todas las de la ley.

No olvidar la pegadiza canción que cierra la película y la liga con los títulos de crédito:

 

Resumen:

Coctelera de géneros con tópicos de todas y cada una de las películas de terror y ciencia ficción del haber cinematográfico. Drogas, láseres, pelucas, maquillajes y rock adolescente para echarse unas risas.

Melchian

The face of marble

faceofmarble

El prolífico germen de las películas de ciencia ficción que se instauró en las décadas de 40’s, 50’s y, más notablemente, en los 60’s nos ha dejado verdaderas joyas. Invasiones extraterrestres, monstruos gigantes, aerolitos vivientes, cerebros voladores, incontables scream-queens en blanco y negro y mucha, mucha imaginación. En todas ellas suele existir un denominador común: el científico loco o “mad doctor”. Este entrañable y, sobre todo, irreal personaje protagoniza incontables metrajes de escasa hora de duración donde los términos científicos de “atomo”, “electrón” y “protón”,  entre muchos otros, son utilizados para hacer el mal pero algunas veces con buenas intenciones.

De entre todas las películas habidas y por haber es en “The face of marble” donde se reúnen dos cabezas con demasiado poco conocimiento de las artes científicas. La trama de este largometraje nos sitúa en alguna jungla medio asilvestrada donde en una perdida casa un doctor y su ayudante intentan vencer a la muerte. Para ello utilizan una corriente de alta potencia, una misteriosa fórmula y mucha electricidad estática.

En los escasos 60 minutos que dura la película el doctor y su ayudante utilizan avanzadas tecnologías como la energía electrónica, que no eléctrica, o medidores Wescott que no dejan de ser generadores planos y llanos. Conforme estos dos curiosos personajes se enredan con sus inventos entran en escena dos vertientes más esotéricas a las que no nos tienen acostumbrados este tipo de películas. Y es que en esta producción no solo interviene esa falsa tecnología futurista sino que también hace acto de presencia un extraño voodoo, con diosas propias y todo, fantasmas e incluso algunas escenas policiacas.

Parece que “The face of marble” intentaba hacer un guiño un tanto rebuscado a las películas de zombies que proliferaban por aquellos tiempos donde una bruja/o dominaba las mentes de los muertos y los convertían en asesinos despiadados libres de conciencia. Aquí la ciencia y el esoterismo se dan la mano para llegar exactamente al mismo fin pero, quizás, con un poco más de acierto.

Técnicamente no se le puede reprochar mucho a la película, la fotografía, las actuaciones, los planos, la iluminación e incluso los efectos especiales de laboratorio, con sus burbujas, humos y neones resplandecientes, dan bastante el pego. El problema viene con un guion desaborido, libre de toda idea convincente y que se deja llevar por esa oleada de ciencia ficción de serie b que pasa sin pena ni gloria.

Aun así se convierte en un entretenimiento aconsejable si lo que se quiere es ver una de esas rarezas de los cuarenta donde un director olvidado intenta ganarse escasos 500 dólares con una película de ciencia ficción.

Resumen:

Típica y tópica mezcolanza de géneros dentro del fantástico estadounidense de los 40’s. No desagrada pero tampoco entusiasma.

Melchian

Ciclo cine friki: Gyo, Tokyo fish attack

 

El género de la animación japonesa es amplio, vasto y un tanto extraño. Desde las comedias románticas; donde ves mas bragas que en un catalogo de Woman secret; hasta los seriales de samuráis, demonios y espadas; donde los capítulos no cuentan nada y sueñan con hacer la serie de los mil episodios; puedes encontrar  cualquier tipo de historias, incluso las más descabelladas.

Dentro de lo más absurdo y surrealista del mundo Nipón podía destacar “Mind game”, una especie de adaptación mafiosa de “Pinocho” con líneas temblorosas y colores psicodélicos, o con “Bobobo” una serie carente de cualquier tipo de argumento meramente razonable.  Pero ninguno de estos ejemplos ni otros que pudiera conocer me habrían podido preparar para lo que me deparaba “Gyo: Tokyo fish attack”.

Gyo” es una mezcolanza de tópicos japoneses modernos: esta la tía guarrona que enseña culo y tetas, la lista y la otaku, escenas de enajenación transitoria, moralinas de cuento infantil, monólogos sin destinatario e incluso científicos locos. A todo esto se le añade cierto toque de  película de terror de animales asesinos, un poco de suspense de la segunda guerra mundial y tienes un producto friki que hará las delicias de una pequeña minoría y provocará la vergüenza ajena, el vómito y la repugnancia más escandalosa del resto.

Y es que la película empieza normalilla (dentro de lo que cabe). Unos peces un tanto malolientes y con patas de metal cual insecto invaden la costa molestando a un trio de amigas un tanto aburridas. Aquí es cuando empiezas a fijarte en cada una de las deficiencias que presenta el film; desde un guión horrible e infantil hasta un dibujo simple, descuidado y muy escueto.

Cuando la trama empieza a coger carrerilla y descubres que Tokyo esta siendo invadida por tiburones gigantes con patas metálicas, entre otros pescutes más, comienzas a darte cuenta de lo que estas viendo. Ahí va la primicia. Los peces están mutando controlados por una bacteria que al inocularse en un ser vivo hace que este comience a producir un gas a apestoso que, como repiten en la película un millón de veces, se parece al de un cadáver en putrefacción.

Si la cosa no estaba lo suficientemente movida lo estará cuando te des cuenta de que esa bacteria infecta a los humanos haciendo que todos parezcan clones verdes, hinchados y con un problema de gases preocupante. Dicho gas es utilizado por los “afectados” para mover por presión las patitas metálicas de marras. Ahora bien, si esto no os traumatiza de por vida esperar a ver un ejercito de obesos verdes en camillas “arácnidas” y sodomizados con tubos mientras marchan emitiendo sonidos guturales.

Y como una imagen vale más que mil palabras…

Aquí tenemos a una mutante expulsando ese maravilloso y putrefacto gas…

Un mutante al detalle. Decir que esos mismos tubos los tiene también en el culo… toda una delicia.

Y hala mutantes, toma ejercito verde y apestoso… ni que los regalaran con el periodico oigan.

Resumen:

Frikeza un tanto asquerosa y repugnante en el sentido más completo de la palabra. No se salva ni el guion ni el dibujo ni, por supuesto, la historia.

Melchian

Caltiki, el monstruo inmortal

Había una vez una época en la que con un paño viejo, pintura y un poco de jabón podías crear un monstruo baboso y terrorífico. Lo bueno es que no solo te lo parecía a ti, sino que una productora podía llegar a filmar una película entera sobre él. Sí señores, estamos hablando de las magníficas décadas de los 50 y 60, un caldo de cultivo perfecto para toda clase de rarezas fílmicas de ciencia ficción, terror y fantasía.

Como siempre EE.UU se llevaba la palma sacando al mercado cualquier cosa y es que tenían, ni más ni menos, que a Roger Corman en sus filas. Pero si había un país que le iba a la zaga ese era Italia, el país de las exploitations, de los plagios internacionales, el de Lucio Fulci y Argento y el de numerosos proyectos que solo un grupo de frikis locos sacarían adelante.

Este es el caso de “Caltiki, el monstruo inmortal”, una película que basa todo el peso argumental en una especie de babosa de millones de años de antigüedad con residencia en América del Sur. Curiosamente un año antes se estrenaba “The blob”, una película que comparte monstruo con esta producción solo que con más presupuesto, técnica y arte.

Lo más divertido de estos proyectos es “el por qué” del bicho de turno. Si os fijáis siempre se repiten los mismos patrones: radiación, más radiación y radiación. De hecho en toda aquella película en la que en su primera media hora de metraje no aparezca un contador Geiger no se considera a la altura. En el film que tenemos entre manos la creación del monstruo de marras se la atribuye la radiación desprendida de un cometa, la cual afectó a una única ameba en la era prehistórica. Esa ameba creció y creció (sin necesidad de espinacas) hasta convertirse en una única célula del tamaño de un elefante.

El problema viene cuando la casa-volcán de la ameba monstruosa es invadida por ávidos arqueólogos italianos. Claro está, se enfada, se come a unos cuantos y a otro le infecta con no sé que sustancia para que se vuelva completamente loco. Y la trama está servida.

Como en la mayoría de casos las actuaciones dan vergüenza ajena, el nivel de machismo alcanza cotas astronómicas y los efectos especiales son de pretecnología. A pesar de ello… no, no hay un a pesar de ello. En conjunto la película es mala, malísima.

El monstruito esta hecho a partir de unos paños negros con jabón y espuma. El tipo de los efectos especiales mete su mano debajo de ellos y los mueve mientras el técnico de sonido pone algo tal que: slurp, slurp, slurp… Esto hace que la mujer de turno, con falda sobaquera y pelo de cartón piedra, grite hasta que se le salgan las amígdalas, venga el héroe engominado, diga su frase fantasmada y venza al monstruo con la consiguiente caída de bragas de la mujer en apuros. La escena termina con un escaso beso sin lengua, de esos en los que parece que los actores se enrollen como un twister y la frase “The end” asoma en la pantalla.

El espectador se queda con una cara de vergüenza ajena totalmente comprensible mientras intenta unir todos los cabos sueltos, que no son pocos, y busca, sin ningún tipo de éxito, un sentido a esa hora y poco de vida perdida.

Pero bueno, siempre habrá algún sufridor experto a quien le guste este tipo de películas y las disfrute de cabo a rabo, como yo.

Resumen:

Fantasmada italiana que atenta contra la lógica, la técnica y sentido común del buen cine. Una delicia para anticuarios y espectadores del cine más casposo. Terminantemente prohibida para personas al uso.

Melchian

Página siguiente »