Serie B


X: The unknown

x-the-unknown-hammer-films-poster-1956

Todo amante de la ciencia ficción que se precie seguro que conoce la producción “The Blob”, una película donde se nos presentaba una criatura alienígena de carácter poco amable y con un apetito insaciable. Este largometraje se estrenó en 1958 de la mano de la Paramount y supuso el despegue de su estrella principal, un Steve McQueen entrado en años interpretando a un adolescente alocado. Además, esta producción contó con una segunda parte en 1972 y un remake bastante acertado en 1988, pero eso es harina de otro costal.

Lo que no mucha gente conoce es que en 1956 se estrenó “X: The unknown”, uno de los pocos largometrajes de ciencia ficción producidos por Hammer que nos presentaba una historia con mucha radiación, militares y una masa informe que lo arrasaba todo.

La película en sí no deja de enmarcarse dentro de la ciencia ficción de los 60’s por lo que presenta no muchos, sino todos, los tópicos característicos de estos largometrajes: el contador Geiger es la herramienta universal, los militares son zopencos estúpidos, los científicos crean teorías increíbles basándose en hechos reales y tenemos rondando un monstruo de proporciones gigantes devorando y arrasando el pueblo de turno. Pero, lo que destaca en esta producción es que se realiza a la inglesa, es decir, existe un proceso de inmersión en la trama y de explicación de los hechos que hace que se diferencie de sus congéneres del otro lado del charco.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_000492582

– Voy a jugar con este cobalto radioactivo…

En “X: The unknown” se toman las cosas con calma. Las teorías pseudocientifícas que se sacan de la manga para dar una explicación al monstruo de turno son igual de inverosímiles que en cualquier otra película del género pero, por lo menos, se toman su tiempo intentando convencerte de que son ciertas. Pasan de los tópicos alienígenas, de las criaturas mutadas por radiación y se centran en una trama que involucra la creación del planeta tierra, la evolución de los seres humanos y, de soslayo, la radiación y en la manera que los científicos experimentan con ella. Todo esto crea un escenario creíble que se desmorona en cierta parte en el tramo final de la película.

Lo que imprime un gusto a “The Blob” es el monstruo de marras. Hasta pasada una hora larga de película lo único que se nos muestra de él es una cámara subjetiva que mantiene el misterio y la forma del monstruo en el más profundo anonimato. Cuando la trama ha evolucionado lo suficiente, el director decide mostrarnos ese ente invisible que ha estado escondiendo durante todo el largometraje y la sorpresa no puede ser más mayúscula: es Blob. Tenemos una masa informe que repta por cualquier recoveco de cualquier tamaño y que emite un nivel de radiación tan alto que derrite, literalmente, a las personas. Las similitudes con el monstruo de la Paramount son más que evidentes y, dado que se estrenó dos años después, existen muchas posibilidades de que “X: The unknown” sirviera como inspiración a “The Blob”.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_003144419

Beware of the Blob, it creeps and leaps…

Los efectos especiales están bien hechos. En las tomas en las que el protagonista es el monstruo X se recurre a la superposición de metraje con un efecto muy notable. El hecho de que la fotografía sea en blanco y negro evita darle un color al monstruo y huye del rosa piruleta de nuestro amigo Blob creando un ambiente más serio que el que destila el largometraje de la Paramount. Además, el elenco elegido para interpretar los roles correspondientes lo hacen considerablemente bien, sin ningún tipo de descalificativos aplicables a su trabajo.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_003561627

Derretido por radiación

También encontramos ciertas escenas que son raras de ver en las películas de ciencia ficción de la época, sobre todo en las realizadas al otro lado del charco. Una en concreto protagonizada por un médico y una enfermera un tanto fogosos que son interrumpidos por nuestra babosa justo antes de comenzar una escena sexual un tanto explicita. Y es que en la mayoría de las películas de este género americanas la mujer no deja de ser un florero cuya única función es ser secuestrada mientras emite chillidos agudos por el monstruo/alienígena de marras, y verse en una situación de adulterio con un mujeriego conocido (se da explicaciones en la película) por decisión propia y segura de ello es un paso bastante importante en cuanto a la libertad de los personajes femeninos en el género.

X.The.Unknown.1956.720p.BluRay.x264.YIFY.mp4_002043278

Seres prehistóricos cortando el royo desde tiempos inmemoriables

A pesar de todo esto se siguen dando escenas un tanto sesgadas por la sociedad de la época como que el lugar más seguro del pueblo sea la iglesia en la que la radiación emitida por el monstruo, cuando pasa a escasos metros de la misma, no es suficiente para matar a todo el mundo o que el párroco de la misma sea el único ser humano que puede sobrevivir al monstruo como si nada teniéndolo a un palmo de distancia.

En definitiva es una película agradable de ver y que añade cierta curiosidad fílmica por presentar al padre de Blob dos años antes de que se estrenara su correspondiente copia en Estados Unidos.

Resumen:

Un  buen ejercicio de ciencia ficción inglesa, con cierto toque Hammer, que revoluciona ciertos aspectos del género que parecen tan inamovibles en otras producciones similares. Eso de que esté protagonizada por el padre de Blob suma muchos puntos.

Melchian

Las peores películas de la historia: “Thunder of gigantic serpent”

 

ThunderofGiganticSerpent+1987-9-b

Godfrey Hoo. Este curioso nombre es aplicable a cierto “cineasta” de origen asiático que ostenta el orgulloso título de haber creado algunas de las peores producciones cinematográficas de la historia del cine. En su haber se cuentan más de un centenar de películas rodadas, casi todas, en la década de los ochenta. Es un hombre polifacético de su tiempo, guionista, productor, director y actor. Todas estas habilidades las usa en conjunto con una calidad espasmódica para crear las películas de ninjas más chusteras jamás vistas. Lo que no todo el mundo sabe es que nuestro querido amigo Godfrey, después de una noche dándole al sake, rodaba películas de “terror” mientras se le pasaba la resaca. De estas mañanas de Domingo nefastas nace la producción que hoy nos atañe, “Thunder of gigantic serpent”, o como el bueno de Godfrey diría “Daai se Wong”.

Antes de nada, permitiros un momento para echar un ojo al poster publicitario de la película. Retenedlo en vuestra memoria, absorbed todos esos pequeños detalles y atesorarlos como si se os fuera la vida en ello, porque no vais a ver nada parecido en la más de hora y media de metraje. Ese caos, esa destrucción, esas llamas, esa serpiente gigante escupiendo fuego por la boca mientras un rayo prácticamente le da en la cabeza. Dios bendiga a los dibujantes de posters de los ochenta.

Thunder of Gigantic Serpent.mp4_003492146

Surprise!

La trama se centra en una familia china en la que la hija pequeña tiene una extraña mascota. Nada más y nada menos que una serpiente. Pero no es una serpiente cualquiera, qué va, este reptil tiene la capacidad de entender a los seres humanos e interactuar con ellos. El lazo afectivo que se forma entre la chiquilla y la serpiente durante la película es una de las historias más desgarradoras y emotivas del panorama fílmico pasado, presente y, seguramente, futuro.

Bueno, como os podréis imaginar, a lo largo de la película, entran en escena científicos locos con buenas intenciones, un grupo terrorista más desorganizado que una caja de chinchetas y un cuerpo policial completamente inútil. La historia de siempre: científicos crean “formula” que agranda animales, terroristas intentan robar “formula”, niña encuentra “formula”, serpiente toquitea formula, terroristas secuestran niña y serpiente tira millas para salvarla, lo normal.

Thunder of Gigantic Serpent.mp4_004627832

Toma pixel eléctrico

Entre todo este algarabío de balas de fogueo, serpientes de goma y muchos, muchos efectos especiales a base de hilos nos encontramos con actuaciones de infarto. La pareja que ha conseguido criar a la infante tienen tres frases en toda la película siendo la más impactante la siguiente:

  • Cariño, ¿no crees que nuestra hija está un poco extraña? – Dice la madre preocupada tras ver a su hija hablar con una serpiente de plástico gigante.
  • Cómete la cena – Contesta el marido mientras sorbe fideos.
  • Si – Contesta la madre.

Después de esta demostración de maestría “guionística”, que provoca que la cerveza que estas tomando decida irse por otras vías inexploradas, descubres que la película no puede deparar nada bueno. Es entonces cuando la maestría de nuestro amigo Godfrey salva la situación incluyendo un nuevo personaje, un tipo rubio y mediomusculado que dice ser del FBI (o de cierta agencia en la sombra super secreta y mortal). Este personaje se carga a los malos antes de saber que son malos creándose así una cuenta de víctimas que, al finalizar la película, es mayor que la de los terroristas y la serpiente juntos. Lo mejor es que casi no tiene minutos en el metraje, protagoniza dos o tres escenas de presentación, mata a casi todos los terroristas a nivel mundial y desaparece. Mejor.

Thunder of Gigantic Serpent.mp4_004205918

– Llamada a cobro revertido por favor…

Os habréis fijado que siempre que me refiero a la “fórmula” que causa tal algarabío en la película utilizo unas precavidamente unas comillas, esto es porque el susodicho invento no es más que una caja de metacrilato que proporciona descargas eléctricas a todo lo que haya dentro. La máquina plastiquera ésta funciona de forma espontánea, sin interruptor, sin corriente, únicamente obedece las ordenes de su maestro y señor, el gran Godfrey.

Thunder of Gigantic Serpent.mp4_000649115

Sapito

Thunder of Gigantic Serpent.mp4_000655522

Sapazo

Al final de la película se consigue desahogar toda la tensión acumulada durante el metraje en un combate intenso cuando la serpiente intenta aparearse de forma infructuosa con el edificio donde tienen capturado a su amor platónico, los terroristas vuelan el edificio, la serpiente hace chucrut, la niña llora, todos se ríen y tu intentas borrar esta última hora y media de tu cabeza. Godfrey se ríe.

Resumen:

Terror chino del malo. Es Godfrey en horas bajas. Por favor, ni con un palo.

Melchian

The face of marble

faceofmarble

El prolífico germen de las películas de ciencia ficción que se instauró en las décadas de 40’s, 50’s y, más notablemente, en los 60’s nos ha dejado verdaderas joyas. Invasiones extraterrestres, monstruos gigantes, aerolitos vivientes, cerebros voladores, incontables scream-queens en blanco y negro y mucha, mucha imaginación. En todas ellas suele existir un denominador común: el científico loco o “mad doctor”. Este entrañable y, sobre todo, irreal personaje protagoniza incontables metrajes de escasa hora de duración donde los términos científicos de “atomo”, “electrón” y “protón”,  entre muchos otros, son utilizados para hacer el mal pero algunas veces con buenas intenciones.

De entre todas las películas habidas y por haber es en “The face of marble” donde se reúnen dos cabezas con demasiado poco conocimiento de las artes científicas. La trama de este largometraje nos sitúa en alguna jungla medio asilvestrada donde en una perdida casa un doctor y su ayudante intentan vencer a la muerte. Para ello utilizan una corriente de alta potencia, una misteriosa fórmula y mucha electricidad estática.

En los escasos 60 minutos que dura la película el doctor y su ayudante utilizan avanzadas tecnologías como la energía electrónica, que no eléctrica, o medidores Wescott que no dejan de ser generadores planos y llanos. Conforme estos dos curiosos personajes se enredan con sus inventos entran en escena dos vertientes más esotéricas a las que no nos tienen acostumbrados este tipo de películas. Y es que en esta producción no solo interviene esa falsa tecnología futurista sino que también hace acto de presencia un extraño voodoo, con diosas propias y todo, fantasmas e incluso algunas escenas policiacas.

Parece que “The face of marble” intentaba hacer un guiño un tanto rebuscado a las películas de zombies que proliferaban por aquellos tiempos donde una bruja/o dominaba las mentes de los muertos y los convertían en asesinos despiadados libres de conciencia. Aquí la ciencia y el esoterismo se dan la mano para llegar exactamente al mismo fin pero, quizás, con un poco más de acierto.

Técnicamente no se le puede reprochar mucho a la película, la fotografía, las actuaciones, los planos, la iluminación e incluso los efectos especiales de laboratorio, con sus burbujas, humos y neones resplandecientes, dan bastante el pego. El problema viene con un guion desaborido, libre de toda idea convincente y que se deja llevar por esa oleada de ciencia ficción de serie b que pasa sin pena ni gloria.

Aun así se convierte en un entretenimiento aconsejable si lo que se quiere es ver una de esas rarezas de los cuarenta donde un director olvidado intenta ganarse escasos 500 dólares con una película de ciencia ficción.

Resumen:

Típica y tópica mezcolanza de géneros dentro del fantástico estadounidense de los 40’s. No desagrada pero tampoco entusiasma.

Melchian

Las peores películas de la historia: Bigfoot sangriento

El bigfoot, al igual que otros muchos monstruos de leyenda, ha sido protagonista de alguna que otra producción de terror. Cierto es que ha sido mucho menos explotado que otros congéneres, como Nessi, pero aun lleva a sus espaldas una muy orgullosa lista de películas:

Desde “Bigfoot y los Henderson”, una comedia familiar de finales de los 80, hasta “Bigfoot at Holler Creek Canyon”, una nefasta producción del 2006, pasando por varias pequeñas películas de los 70, 80 y del nuevo milenio, como la saga “Return to Boggy Creek”, “Bigfoot” de 1970 o su homónima del 2006.

La película que nos atañe ostenta como título “Night of the demon” que la hace confundible con la producción del 57 del mismo nombre. En España, y siguiendo esa afanosa “buena” costumbre de respeto hacía los títulos originales, se llamó “Bigfoot sangriento”. A decir verdad es un título que describe la película a la perfección, sino fuera por la censura a la que fue sometida al traspasar la frontera.

Esta pequeña producción de 1980 cuenta la historia de un tipo, único superviviente de una expedición, que se encuentra postrado en una cama de hospital debido a las grandes heridas que presenta. Allí, un psiquiatra y un detective le interrogan por su expedición fallida donde han muerto todos y cada uno de sus integrantes, menos él. Así comienza un relato “espeluznante” de cómo una criatura casi extinguida mata, y sigue matando.

A diferencia de otras muchas películas consideradas puras y hediondas bazofias, “Bigfoot sangriento” no te hace reír, es tan mala, que ni siquiera logra arrancar una risilla de “oh dios mío, lo que estoy viendo”. Los protagonistas son de espectáculo callejero circense. No saben actuar. Apostaría lo que fuera a que ni siquiera se leyeron el guión, punto que comprendo, por que visto lo visto… Miradas a cámara, frases de desolación tipo: “Dos amigos míos han muerto hace cinco segundos” son dichas una y otra vez con cara de impasibilidad absoluta. Cuando llega el momento en el que el bicharraco peludo se los carga a todos me hubiera alegrado de no ser por la visión de esa criatura, por llamarla de algún modo, consistente en un tipo cualquiera con una manta de pelo por los hombros.

Los pocos alicientes que tienen este tipo de producciones fallan estrepitosamente. Las muertes en vez de ser segregadas a lo largo de todo el metraje se concentran al final, en cinco minutos. Eso si, cada cuarto de hora más o menos, los integrantes de la expedición se sientan alrededor del fuego y el más feo de todos se pone a contar una historia sobre el bigfoot de marras. Esas narraciones se presuponen verídicas y van acompañadas de un flashback que te muestra con pelos y señales (censurados) lo que ocurre. Normalmente son protagonizadas por dos o más actores secundarios (muchísimo peores que los protagonistas… llamémoslos “tipos”) que mueren a manos de la criaturilla. En dichas escenas retrospectivas aparecen planos de cinco minutos, estáticos, sin ningún tipo de valor dramático, en los que se muestra a uno de los “tipos” gritar, correr, o simplemente estar. Maravilloso uno en el que dos colegialas corren escapando del Bigfoot, en una toma este esta a medio kilómetro, pero en la siguiente las chicas se chocan con él de bruces… no se si echarle la culpa al montaje, al director o a la inquisición.

Dejando de lado los dichosos flashbacks encontramos las típicas frases “perla”:

– No, tu has venido aquí a limpiar y a cocinar, ese era el trato. (dirigiéndose a una de las pocas integrantes femeninas del grupo)

– ¡Ves! Sabía que era una especie en vías de extinción… (cuando al mismo tiempo se da cuenta de que ha asesinado a dos amigos suyos, violado a una mujer y que clama venganza por su hijo deforme)

De todas formas, y tras todas esas características detestables, la película se presenta como una producción “ultra” gore, pero en España actuó la censura, recortando las escenas más fuertes y, seguramente, ayudando a conseguir ese aire de incongruencia que el metraje rezuma por cada uno de sus fotogramas. Aun así, si la película dura ya casi 100 minutos no quiero ni pensar en que bicho se hubiera transformado con las escenas integras. Más minutos de sufrimiento.

Intentando buscarle algo positivo (¡Ja!) se podría decir que es una producción muy completa, tiene de todo, mutilaciones, criatura monstruosa, sexo, sangre, violaciones, sacrificios, policía corrupta, campistas subnormales, sectas satánicas, suicidios, infanticidios, niños deformes, más campistas subnormales, paletos de pueblo, sacerdotes locos… y un largo etcétera. A decir verdad, algunos de las características que le hubieran dado un valor añadido a la película son olvidadas nada más aparecer. Un ejemplo podría ser la secta satánica que intenta que el bigfoot viole a una mujer para crear más mini bigfoots. Solo sale en una escena. Además, entre sus integrantes encapuchados esta el jefe de la policía. Dato que es mostrado casi con secretismo, en un plano inclinado desde el suelo, con música misteriosa que te hace pensar que será un punto posteriormente explotado o que, por lo menos, con algo de peso en el desenlace final. Nada. Ahí desaparece todo.

Resumen:

Odiosa, fastidiosa, exasperante, infumable producción de los 80 con actores de rastrillo, efectos especiales del Ikea y una calidad técnica ínfima. No se como su director puede dormir por las noches.

Melchian

 

Machete

Cuando en 2007 visioné por primera vez el dúo de “Grindhouse” formado por “Planet Terror” y “Deathproof” me sorprendió gratamente el trailer que precedía a la película de Rodriguez. Durante ese corto instante en el que se presentaba la película ficticia “Machete” me di cuenta de que “Planet Terror” se podía alzar como una nueva película de culto en mi estantería, aunque luego no fuera así. En todo caso, al cabo de unos meses leí una tímida noticia que divulgaba el sentimiento unánime de los fans del cine casposero hacia el trailer falso y que, sin obviar este sentimiento, Rodriguez tenía pensado transformarlo en una película. Muchas voces se alzaron, tanto a favor como en contra, unos decían que era la peor idea jamás contada, no tenia argumento, plasmaban la dificultad de hacer una película par tan especializado sector del cine, que no iba a reflejar lo mismo que el maravilloso trailer, que iban a hacer una película seria… etc etc. Por eso incluso yo mismo esperaba con temor el estreno de la película, pero debo deciros que Rodriguez lo ha hecho estupendamente.

¿Qué es “Machete”? Es un largometraje de algo más de hora y media repleto de situaciones originales, curiosas, grotescas, excesivas, incongruentes y sobre todo divertidas. Desarrolla la sinopsis anunciada en el trailer, Machete, un ex-federal mejicano es contratado para matar al nuevo candidato al senado en Texas, en el momento de realizar el trabajo es traicionado y se ve envuelto en un circulo de venganza y supervivencia hilarante.

Rodriguez ha cogida cada una de las características que gustaron en el trailer y las ha plasmado en el metraje de la película, incluso escenas sacadas directamente del trailer. Este es uno de los puntos a favor, ya que respeta ese ambiente setentero cutre, de tonos anaranjados y ocres quemados del que hacía gala en el trailer. Además ha completado el resto de la cinta con numerosas escenas de machote renegado, decapitaciones multitudinarias, caza de mejicanos, sexo, egocentrismo concentrado, sobreactuaciones y todo un arsenal que hará que se te desencaje la mandíbula mas de una vez, unas veces por prolongadas carcajadas, otras por asco y otras por vergüenza ajena, pero en todo caso muy divertidas.

El único problema reseñable es que estas situaciones a lo largo de hora y media cansan resultándote al final monótonas y previsibles y por lo tanto haciendo que el film pierda interés. Sobre todo hay que ver esta película convencido de lo que vas a ver, las actuaciones son esperpénticas, sobreactuadas, es decir, siguiendo el tema principal de la película, la historia es estúpida y el guion más simple que un botijo. Lo único que tenéis que hacer es sentaros, relajaros y reíros, tanto de los actores, como de los personajes, al igual que de sus actuaciones y por supuesto de la película, está hecha y rodada para ello.

Resumen:

Un divertido capricho que Rodriguez se ha sacado de la manga. Hora y media de cine gamberro y esperpéntico. Para ver con amigos, en sesión golfa y con toneladas y toneladas de palomitas.

Melchian