Series


Walking dead

Voy a intentar ser objetivo al analizar la serie que nos atañe, procurando compararla lo menos posible con el comic en el que se basa y siendo justo, tanto con sus cualidades como con sus defectos.

El día que me senté delante del televisor para empezar a ver un episodio piloto, que bien podría ser considerado película, tenía la cabeza llena de expectativas. La serie había sido un éxito al otro lado del charco, y eso nunca cae en saco roto. La verdad es que disfrute como un enano con esa hora de metraje postapocaliptico. La fotografía era bastante superior al resto de trabajos de la misma temática, el paisaje y la escenografía realizaban a la perfección su trabajo recreando un mundo devastado, oscuro y tétrico, pero manteniendo ciertas gotas de humanidad que hacían que no te olvidaras de lo que había sido hace solo unos meses.

A lo que más miedo le tenía eran a los actores elegidos para encarnar a cada personaje, ya que no conocía a ninguno, pero mis miedos fueron parcialmente disipados en esta sesión introductoria. No son actores sublimes merecedores de un oscar, pero tampoco la hacen mal. La historia seguía las pautas del comic casi al completo lo cual siempre es un punto a favor.

Con el paso de los episodios los defectos salieron a la luz casi por arte de magia. Los actores que antes parecían decentes ahora me cansaban con sus frases tópicas, caras sobreactuadas y trasfondos demasiado épicos. Con el devenir de los minutos veía al bueno demasiado bueno, al malo demasiado malo y a los actores florero demasiado inservibles. La sobreactuación de los personajes se hizo tan patente que al comenzar a leer, hace un par de días, los comics casi no encontraban similitudes entre los dos formatos.

En cuanto a la historia se ha ido alejando cada vez más de lo que plasmaban las hojas en blanco y negro del comic. Los directores y productores de la serie se han permitido unas licencias que si estuvieran bien llevabas no me importarían pero no es el caso. Las ridículas tramas secundarias hacen que el sopor producido por la falta de acción y presencia de zombies en los capítulos finales sea un punto importante del visionado, lo cual desmejora muchísimo el gran comienzo.

Otro de los puntos que me desilusionaron enormemente es la intención de la serie de tomar la idea de los autores del comic. Esta se basaba en hacer una historia de zombies donde el dramatismo de la supervivencia fuera totalmente palpable en el transcurso de la historia, dándole en momentos más importancia que al desastre de los zombies si fuera necesario. Este punto, en la serie, se lo han tomado a pies juntillas, creando dos capítulos de fin de temporada en los que la presencia de no-muertos se reduce infinitamente en el penúltimo quedando completamente desaparecida en el ultimo. Un gran fallo que hace que la acción de un final de temporada que prometía en exceso, básicamente para intentar levantar una seria que caía en picado, se convierta en una mezcolanza de sobreactuaciones y situaciones dramáticas al más puro estilo culebrón novelesco.

Resumen

Por favor, recapacitad y crear una segunda temporada que reúna las características, aunque solo sean mínimas, de acción, zombies, terror y dramatismo. Crear un equilibrio de emociones que se alejen de la escenificación sobreactuada y topiquismos de telenovela.

Melchian

Anuncios

Twin Peaks

En el año 1990 se sienta un precedente en el mundo de las series de la mano de uno de los grandes del cine, David Lynch. Este hito que sorprenderá al mundo entero tomó forma de thriller surrealista y portaba el nombre de “Twin Peaks”.

¿A quién no le suena ese sugerente nombre? Una de las primeras series policiacas que enganchó de una manera increíble al público, y es que no es una serie de crímenes al uso. “Twin Peaks” es una historia sorprendente, surrealista, sobrecogedora que sobrevuela lo cómico y comparte con todos nosotros esa pequeña idea de pueblo norteño estadounidense. Casas de madera, chimeneas y un olor casi omnipresente a barniz, todo mezclado con parajes de ensueño, oscuros, verdes y sobretodo amenazantes.

Este serial nos cuenta las peripecias del agente especial del FBI Dale Cooper que llega al pueblo fronterizo Twin Peaks para resolver el asesinato de una lugareña llamada Laura Palmer. Al leer en el presente año la sinopsis no conseguimos encontrar diferencias con las series del momento, “CSI”, “Caso abierto”, “Sin rastro”, pero, son producciones policiacas vacías que no poseen la misma esencia que “Twin Peaks”.

Uno de los rasgos mas característicos de la serie toma forma en la propia vida del pueblo, ya que Twin Peaks vive, es un nuevo personaje que se diferencia de la investigación del asesinato. A lo largo de los treinta capítulos que conforman la serie podemos conocer perfectamente a los individuos que hacen de Twin Peaks lo que es en realidad, un pueblo orgulloso de su serenidad, de su perfección superficial, y es que esa bondad, belleza es solo eso, vidas que ignoran a propósito los fallos, las tramas oscuras para poder vivir en ese sueño americano de pueblo perfecto. Este sueño se irá descubriendo poco a poco y podremos comprobar cómo cada uno de los personajes posee oscuros secretos que competirán y a veces complementaran la trama de asesinato que en la mayor parte de las escenas no es más que un subterfugio intencionado que da pie a hilvanar cada una de las subtramas de la serie, que no son pocas. Al final la vida de Laura Palmer seguirá siendo sinónimo de misterio mientras que Twin Peaks se convertirá en un laberinto de relaciones, amores y traiciones perfectamente conocido.

La banda sonora que nos acompaña a lo largo de toda la serie es sencillamente perfecta. Angelo Badalamenti realiza un trabajo soberbio aunque algo repetitivo. La música de “Twin Peaks” está conformada con al menos diez canciones, de melodía parecida, con grandes elementos en común pero que en sintonía con las imágenes de la serie te hacen transportar casi instantáneamente a Twin Peaks. Ese es el gran milagro de la serie, capitulo tras capitulo te introduces cada vez más en ese pueblo fronterizo de tramas oscuras, verdes parajes y esencia surrealista llamado Twin Peaks y cuando la serie finaliza intentas seguir allí, reacio a abandonar las calles sugerentes de un pueblo que te ha hecho soñar durante  más de veinte horas de un perfecto thriller policiaco.

Resumen:

Serie que hizo historia, no solo en el mundo cinematográfico, sino también en millones de personas que siguen retirándose a Twin Peaks para seguir soñando.

Melchian